anterior siguiente ..1/4
PAREDES DE CAL

Vivir en tu pueblo es saber adaptarte a su movimiento, a su vaivén de sonidos y aromas. Pero vivir en Orgaz es, sobre todo, camuflarte en sus tapias. Agarrarse a la vida como hacen nuestros mayores es agarrarse a las rejas de aquella ventana. Disfrutarla como sólo nosotros sabemos es subir, bajar y volver a subir y bajar esa cortina pintada de verde.

Ver la vida a través de unos visillos, en definitiva, es descubrir la sorprendente perspectiva de la realidad cotidiana.


© 2009
cal de orgaz