atras PRÓLOGO
CONTACTO
E correo@deorgaz.es
T 00 34 626472719

Prohibida la copia, distribución o difusión integral o parcial de los contenidos de esta
web sin autorización expresa por escrito
de sus creadores.

Propiedad Intelectual
© 2009

Como herederos de la posmodernidad, gracias a los múltiples cambios y progresos tecnológicos, nos hayamos inmersos en un nuevo y reordenado mundo globalizado que ejerce sobre las personas y sus identidades una transformación cultural. Por ello necesitamos reflexionar sobre dos conceptos: local/global.

Es en esta ruptura de la frontera geográfica, política y de pensamiento, provocada en cierta parte por las redes tecnológicas de comunicación, es donde encontramos la novedad y riqueza de nuestro tiempo, pero también donde ponemos en riesgo nuestra cultura popular, aquella que no entiende de tendencias, modas, o estilos. Es por esto que hemos sentido la necesidad de investigar en nuestra identidad local, para entendernos a nosotros mismos dentro de la mundialización (para algunos), globalización (para otros), de nuestra cultura contemporánea.

Vivimos rodeados de propuestas de ocio y cultura, asociados al fenómeno global del consumo. Centros comerciales, parques temáticos, grandes competiciones deportivas, realitys televisivos, etc., nos alejan de una experiencia cultural real. Como cantos de sirena, nos seducen con su publicidad, vendiéndonos simples espectáculos como si de hechos culturales se trataran.

Esta propuesta de simulacro cultural, que ya nos advirtió "Baudrillard", llegó primeramente a los grandes núcleos urbanos, donde el mensaje hegemónico de los medios de comunicación de masas tiene mayor poder, en los últimos años está llegando a los núcleos rurales. Allí son acogidas como "novedad" provocando una mirada acomplejada de la cultura local y tradicional. Este fenómeno que ya citara el arquitecto castellanomanchego Miguel Fisac en su libro "Arquitectura Popular Manchega", crea una suplantada falsa-identidad, basada en el acceso, mediante el consumo, a la sociedad del bienestar.

Afrontando esta nueva era cultural, de la que somos participes, nos posicionamos a favor de una mundialización de la cultura, en la que cualquier individuo tenga la posibilidad de conocer las distintas realidades culturales del planeta, estableciéndose un rico diálogo inter-cultural. Pero no somos partidarios de una globalización cultural, tal y como hoy se está dando, pues provoca la eliminación de toda vivencia cultural auténtica, provocando una carencia de las riquezas, matices, experiencias y legados que nos hacen miembros de una misma humanidad diversa.

Proponemos una mirada actual sobre nuestra identidad cultural local y tradicional, rescatando discursos en la actualidad perdidos como: el pasado, el futuro, los horizontes y la vuelta a un papel activo del individuo en el ejercicio creativo del hecho cultural. Estamos seguros de que en algunos aspectos de nuestra identidad local podemos encontrar acertadas soluciones a los problemas que afectan a nuestro mundo posmoderno: derechos humanos, ecología, salud, violencia, justicia social, desarrollo, etc.

Por esta razón nos hemos reunido un grupo de cuarenta jóvenes, con un denominador común: nuestra localidad: Orgaz, como ejemplo de identidad local. Poseemos diferentes inquietudes y sensibilidades, pero todos estamos interesados en aportar esta nueva mirada hacia una identidad local posible y necesaria para una experiencia cultural real en los inicios de la globalizada transmodernidad.

El proceso de trabajo de este proyecto colectivo ha sido, en primer lugar, un análisis de la realidad que nos acontece, teniendo como fin la experiencia de aprendizaje y cómo plasmar esta realidad en nuestro proyecto.

Después hemos realizado diferentes series de fotografías como soporte para nuestro concepto. Para ello hemos recreado escenografías, en las que los personajes son protagonistas del lugar, estableciendo un vínculo entre lugar-personaje-tiempo, que nos hablan de este estadode búsqueda y rastreo que hemos vivido durante estos meses de trabajo. Posteriormente y una vez obtenido el material fotográfico, hemos puesto especial énfasis en la unión de todo el resultado creativo, mediante textos que intensifican el significado abierto de las imágenes.

Finalmente hemos elegido como soporte el libro/web, ya que es un objeto-vehículo que aglutina esta búsqueda creativa de la identidad local actual de Orgaz.

Orgaz, 20 de Enero de 2009